São Paulo, todo lo bueno y 10 cosas para hacer en la ciudad

São Paulo, fue mi casa durante seis meses en 2010. Fue una ciudad que acabo dando un giro en mi vida que aún hoy no puedo describir, por suerte. Creo que fue el viaje más significativo en los últimos años y aunque fue una experiencia con altibajos, le debo mucho a la Cidade da Garoa (tierra de la llovizna) en Brasil.

São Paulo es una ciudad de amores y odios. Para nadie es un secreto que no es fácil enfrentar esta ciudad. Nunca olvidaré las palabras de un gran amigo cuando yo estaba casi volviéndome loco en esta ciudad gris: São Paulo es todo lo bueno y todo lo malo. Usted puede amarla y odiarla al mismo tiempo o puede intercalar sus días de odio con sus días de amor. Es casi una relación tormentosa de la que no se puede salir, y tal vez eso es lo que la hace una ciudad cautivadora. Al final del día, cuando alguien me pregunta, no puedo decir otra cosa que “Amo São Paulo”.

Al haber nacido en una gran ciudad, no puedo dejar de identificarme con São Paulo. Creo que con el tiempo, así como en las relaciones, aprendemos a amar a los lugares, y a las personas con las cosas buenas y las malas también. No se puede evitar. Nada es perfecto.

Hice una lista de cosas que hacer en São Paulo que le mostrará más del “todo lo bueno”, de la ciudad más grande de Brasil. Porque todos saben que si usted está de visita, difícilmente verá el lado oscuro de la ciudad, así que por el momento, quedémonos con las cosas buenas, ¿puede ser?

1. Subir a la cima de un rascacielos

No se puede perder la vista desde la cima de un rascacielos. Hay tres opciones para capturar esta vista de la ciudad, todas ellas situadas en el centro de la ciudad:

El edificio Italia: En mi opinión es el mejor mirador, el único problema es que sólo está abierto para visitas de las 15h a  las 16h durante semana, un tiempo muy limitado. Pero vale mucho la pena (entrada gratuita).

Edificio Banespa (Altino Arantes): El tercer edificio más alto de la ciudad y famoso por haber sido inspirado en el Norte Americano Empire State Building. También está abierto al público sólo durante semana y para empeorar las cosas, el tiempo de visita es de 5 minutos, porque el lugar no es muy grande. Para algunos, puede no compensar el tiempo de espera en la fila para subir con el tiempo que de hecho se pasa en la terraza (entrada gratuita).

Edificio Martinelli: Este es menos conocido porque no es parte del mapa turístico de la ciudad, pero es un lugar muy atractivo. La mejor parte es que abre los fines de semana hasta las 13h. Queda al frente del edificio Banespa (entrada gratuita).

2. Comer sándwich de mortadela y pastel de bacalao en el Mercado Municipal de São Paulo

Se volvieron platos típicos de la ciudad. Usted tiene que probarlos en su paso por São Paulo. Además de visitar el mercado que es un lugar histórico de la ciudad, usted puede parar en el Hocca bar y probar uno de estos platos. Yo realmente no como bacalao, por lo tanto, recomiendo el sándwich, es lo suficientemente grande como para compartir con otra persona. Usted también puede tomar un jugo de fruta con pastel frito, en el mercado, por un valor más económico.

3. Ver el atardecer en la Praça Por do Sol (Plaza del Atardecer)

Sin duda el mejor lugar de la ciudad para ver la puesta de sol. Los fines de semana la gente se reúne para el césped del parque a esperar hasta el final del día. Por supuesto, como todas las articulaciones en Brasil, siempre hay bebida y comida en buenas cantidades. Un gran plan para el domingo por la tarde.

4. Andar de bicicleta en el Ibirapuera

El Parque Ibirapuera es el pulmón de São Paulo. La zona verde más grande de la ciudad se concentra allí. Es un lugar perfecto para hacer deporte, descansar o hacer un picnic. Los fines de semana hay un alquiler de bicicletas y patines. Como es bastante grande, le recomiendo recorrerlo en bicicleta.

5. Caminar por la Avenida Paulista

Icono de la ciudad, la Avenida Paulista lleva la historia, el comercio y la cultura de la misma. Caminando a lo largo de la avenida usted puede sentir la ciudad meterse en su alma y, posiblemente, aquí es donde usted empiece a amarla. El espacio es imponente, abierto, diverso, caótico y único. Aquí está todo junto y mezclado. Los encantadores cafés, las cafeterías, los hombres de negocios apresurados, los artistas callejeros, las obras de arte, el tráfico frenético, y por supuesto, los rascacielos. Siempre con en el cielo de fondo.

Usted puede bajarse en la parada del metro Paulista o Consolação para iniciar su recorrido.

Puede empezar por la calle Augusta, donde los bares, restaurantes y tiendas de diseño adornan las aceras, le aconsejó visitar la tienda Endossa, una tienda de diseño colaborativo.

Después, entre al Conjunto Nacional y visite la librería Cultura, un lugar simplemente indescriptible. A continuación encontrará un punto de información turística en el parque Mario Covas, a seguir, el Museo de Arte de São Paulo (MASP), y en frente del parque Teniente Siqueira Campos mejor conocido como Trianon.

También encontrará el centro cultural FIESP, el espacio cultural Citi, el instituto cultural Itau, el teatro Gazeta, la librería Fnac, y, finalmente, la casa de las Rosas. Este último, en mi opinión, es el lugar más encantador de la Avenida Paulista. Es un lugar con muy buena energía, un edificio que preserva la historia de la avenida, con los hermosos jardines y la terraza donde se puede leer un libro, o si lo prefiere, hay una cafetería justo al lado para relajarse.

6. Caminar por el centro

El Centro de São Paulo es increíble. Es bastante grande, pero se puede caminar en su totalidad. La gente le dirá que evitar ir los fines de semana, ya que es solo y poco seguro. Pero siempre preferí estos días porque hay menos multitud y podía tomar buenas fotos. Nunca nada me sucedió. Aunque la mayoría de las tiendas están cerradas durante el fin de semana siempre hay una feria de artesanías o de comidas.

Mi recomendación es comenzar la Praça da República (Estación del metro República). Allí encontrará el Edificio Copan, del arquitecto Oscar Niemeyer, y el edificio Italia. Camine por la Rua Barão de Itapetininga hasta el Teatro Municipal, continúe por el  viaducto del Té (Viaduto do Cha), sobre el Valle del Anhangabaú, tome la calle Direita que lo llevará hasta la Praça da Sé Si todavía tiene aliento, usted puede pasar por el Pátio do Colegio y por la calle Boavista llegará al 25 de março; considerado el centro comercial más grande de América Latina. En la misma región estáel Monasterio de São Bento, y el viaducto que conduce a Santa Ifigênia.

7. Entrar a un museo

São Paulo es una ciudad cultural por excelencia. La lista de los museos no tiene fin, además de institutos de arte y galerías. Algunos de ellos cobran una entrada muy barata, otros ni tan barata, vale la pena comprobar los horarios de apertura y el precio de la entrada antes de llegar.

Mis recomendaciones: el Museo de la Lengua Portuguesa y la Pinacoteca, en la estación Luz; El MASP de la Avenida Paulista; el Museo de Arte Moderno de São Paulo (MAM); el Museu Afro Brasil, El Museo Ipiranga; El Museo de los Inmigrantes y El Patio del Colegio. Encuentre una lista completa de los museos aquí 

8. Tour de graffitis en Vila Madalena

El arte callejero es parte de la identidad de São Paulo. Es difícil caminar sin que usted se encuentre cualquier intervención o expresión artística. Sin embargo, en el barrio de Vila Madalena es dónde el graffiti se encarga de hacerlo una galería al aire libre. Si usted va, busque las calles Medeiros de Albuquerque, Luis Mural y Mateus Grou, cerca del cementerio de São Paulo. Además de los tradicionales Beco do Aprendiz y Beco do Batman.

9. Pico de Jaraguá

Si le gusta el turismo ecológico, no se puede perder este lugar. El Parque Estatal Jaraguá es una reserva ecológica ubicada en la región más alta del estado de São Paulo, además de caminar un sendero de 3 km hasta la cima del pico, usted podrá ver la inmensidad de la ciudad desde lo alto. Dedique un día entero para este paseo. Vea cómo llegar en autobús aquí.

10. Embu das Artes

Embu das Artes es una ciudad turística en la región metropolitana de São Paulo. Conocido por albergar artistas, allí se concentra todo tipo de artesanía brasileña. Es un lugar ideal para pasar una tarde en el fin de semana, comprar recuerdos y comida típica. Vea como llegar en bus aquí

São Paulo, como toda gran ciudad, termina siendo una mezcla de muchas culturas, y esto es lo que lo hace entrañable. Hay un poco de todo para todos, y tiene ese aire de contemporaneidad, donde “las cosas pasan” todo el tiempo. Quién vive en una gran ciudad siempre tendrá acceso a todo tipo de evento de entretenimiento, cultural, deportivo, gastronómico, etc. Difícilmente se aburrirá por falta de qué hacer en esta ciudad. Varios sitios de Internet, como Catraca Livre, le dirá lo que puede hacer en São Paulo sin pagar un centavo. La alcaldía de São Paulo también desarrollo el mapa de las sensaciones. Un mapa que agrupa los atractivos de la ciudad en cada uno de los cinco sentidos, haciendo de su visita una experiencia sensorial, participe, déjese cautivar y enamórese de São Paulo.

Descubra el lado oscuro de São Paulo aquí. 

Cristian Figueroa

Versão em Português

English Version

Anúncios

Um comentário sobre “São Paulo, todo lo bueno y 10 cosas para hacer en la ciudad

Deixe um comentário

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair / Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair / Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair / Alterar )

Foto do Google+

Você está comentando utilizando sua conta Google+. Sair / Alterar )

Conectando a %s